Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
- Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

Documentos desclasificados, informes de prensa y declaraciones indican que el archivo de Contreras est√° en alguna parte, quiz√° en el sur de Chile.
LOS MISTERIOSOS ARCHIVOS PERDIDOS DE MANUEL CONTRERAS Y SU PASO POR PUNTA ARENAS
18-04-2017 - 10:35:49

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Con su muerte, Manuel Contreras se llev√≥ consigo la clave a una serie de enigmas que a√ļn rodean a la Direcci√≥n de Inteligencia Nacional y que, de un modo u otro, podr√≠an haber servido para solucionar casos de violaciones a los Derechos Humanos que se encuentran pendientes.

Quiz√° el principal de esos enigmas es la ubicaci√≥n de los archivos de la DINA. Adem√°s de la caja fuerte con documentaci√≥n que Contreras manejaba en su oficina del cuartel Belgrano de la DINA, la ex militante del PS y luego agente de la polic√≠a secreta de Pinochet, Luz Arce, relata en su libro ¬ďEl Infierno¬Ē que exist√≠a un archivo llamado ¬ďLIDES¬Ē, sigla en realidad muy sencilla: ¬ďLIsta de DESaparecidos¬Ē. Por cierto, hace algunos a√Īos, en la √©poca del Informe Valech, Contreras entreg√≥ un listado con cerca de 500 nombres y las supuestas ubicaciones de los cad√°veres, pero como se comprob√≥, muchos de los antecedentes eran falsos.

La verdadera ¬ďLIDES¬Ē no se sabe d√≥nde est√°, pero su destino es bastante l√≥gico: ¬ďyo creo que Manuel Contreras se llev√≥ esa informaci√≥n cuando entreg√≥ el mando de la CNI¬Ē, opinaba Luz Arce en su biograf√≠a, en la cual agregar√≠a un dato clave: quien manejaba el ¬ďLIDES¬Ē para Contreras era un suboficial de su absoluta confianza, Manuel Lucero Lobos.

No obstante, es imposible saber algo m√°s al respecto, pues en una declaraci√≥n prestada en 2004 ante el ministro en visita Jorge Zepeda, Arce relata que Lucero ¬ďmuri√≥ misteriosamente¬Ē, lo mismo que sucedi√≥ a varios miembros de la DINA, como el agente Miguel √Āngel Becerra, quien trat√≥ de desertar de la Colonia Dignidad, donde estaba recluido, y como el cabo de la DINA Manuel Leyton, ambos asesinados con gas sar√≠n.

Los bultos
En 1978, cuando la dictadura era objeto de una fuerte presi√≥n por parte de Estados Unidos para que extraditara a los implicados en el crimen de Orlando Letelier en Washington (partiendo por Contreras), apareci√≥ una curiosa nota en el vespertino La Segunda, dirigido en aquel entonces por Herm√≥genes P√©rez de Arce. Seg√ļn recuerda un cable desclasificado del Departamento de Estado (DE) de Estados Unidos, dicho diario inform√≥ que en abril de ese a√Īo Contreras hab√≠a enviado 12 contenedores ¬ďde documentos¬Ē por barco, desde Punta Arenas. En una nota posterior, del 10 de noviembre, La Segunda inform√≥ sobre otros tres paquetes que hab√≠an sido enviados por Contreras a Europa, entre el 22 y el 25 de mayo.

De acuerdo a lo que relataba el periódico, la CIA se habría enterado de ello y habría pasado el dato al FBI, que supuestamente interceptó los paquetes en Nueva York, realizando copias de algunos de los documentos.

Luego de la publicación, prosigue el cable norteamericano, el abogado de Manuel Contreras, Sergio Miranda Carrington, salió a desmentir a La Segunda, aseverando que si bien el ex jefe de la DINA había estado en Punta Arenas en abril de 1978, sólo lo había hecho para saludar a su viejo amigo Pedro Espinoza, que por ese entonces residía allá y cuya cabeza también era exigida por la Casa Blanca.

Pese al desmentido, el peri√≥dico persisti√≥ en su versi√≥n, afirmando que sus fuentes incluso hab√≠an precisado que los documentos enviados en mayo se refer√≠an al caso Letelier. Seg√ļn esta versi√≥n, los paquetes hab√≠an sido embarcados en un vuelo Branniff, con destino a Alemania y con escala en Nueva York. Siempre en funci√≥n de la misma fuente, La Segunda afirmaba que los paquetes se encontraban en alg√ļn lugar de Europa.

El cable estaba firmado por George Landau, el entonces embajador de EE.UU. En Chile. Este comentaba al final que no ten√≠a antecedentes sobre la veracidad de estas informaciones e incluso preguntaba si el Departamento de Justicia de Estados Unidos pod√≠a arrojar alguna luz al respecto. Para finalizar, dec√≠a que era conocida la amistad entre Manuel Contreras y Herm√≥genes P√©rez de Arce (lo que este ha desmentido en los √ļltimos d√≠as) y por lo mismo especulaba con que ¬ďpuede ser que Contreras est√© desperdigando estas historias para desconcertar a Pinochet y otros l√≠deres gubernamentales¬Ē.

Al respecto, el periodista Manuel Salazar precisa en su libro ¬ďContreras, historia de un intocable¬Ē que el 20 de abril de 1978 hab√≠a zarpado desde Punta Arenas el buque alem√°n Badenstein, llevando a bordo 23 maletas con documentos de la DINA, embarcados por el general Manuel Contreras, todo lo cual ten√≠a por destino el puerto de Hamburgo.

De acuerdo a Salazar, ello se produjo s√≥lo 12 d√≠as despu√©s de que Michael Townley fuera abruptamente extraditado a EE.UU. por el crimen de Letelier. Precisa en el mismo libro que ¬ďotros bultos misteriosos los envi√≥ a trav√©s de Lufthansa con destino Nueva York-Frankfurt¬Ē, agregando que ¬ďversiones posteriores indicaron que la carga que iba en Lufthansa fue transferida a Braniff e interceptada en Nueva York por el FBI. Sobre su contenido, nada se ha sabido¬Ē.

Muchas veces se ha especulado con que el destino final de los archivos era Sieburg, la peque√Īa ciudad donde funcionaba la matriz de Colonia Dignidad en Alemania, pa√≠s que Contreras hab√≠a visitado ya entre 1975 y 1976 junto al traficante de armas Gerhard Mertins, un ex oficial de las SS, amigo √≠ntimo de Paul Sch√§fer y creador de los ¬ďc√≠rculos de amigos de Colonia Dignidad¬Ē, el enclave neonazi que Contreras utiliz√≥ como de sus ejes en la comisi√≥n de violaciones a los Derechos Humanos.

Los tent√°culos de Contreras
Para los norteamericanos, el asunto de los archivos secretos de Contreras era algo mucho m√°s concreto que una supuesta maniobra de desinformaci√≥n, como especulaba Landau, pues un documento secreto de ese pa√≠s se√Īala que los bultos existieron y que hab√≠a dos copias de ellos, adem√°s del original.

Se trata de un cable perteneciente a la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), el √≥rgano de inteligencia del Departamento de Defensa, que por lo general pose√≠a informaci√≥n muy exacta, dadas las fuentes de informaci√≥n que manten√≠a dentro de diversos ej√©rcitos, entre ellos el chileno. El texto, titulado ¬ďLos tent√°culos de Contreras¬Ē, aparentemente constaba de seis p√°ginas, pero tras ser desclasificado s√≥lo quedaron tres (dos y media, en realidad, pues la primera p√°gina del documento est√° tachada casi por completo). La fecha del texto ser√≠a el 1 de enero de 1989.

El reporte indica que ¬ďel general chileno en retiro Manuel Contreras, ex director de la DINA y figura clave en el asesinato Letelier-Moffit, ha tomado extremas precauciones para proteger al presidente Pinochet de un involucramiento directo en la decisi√≥n-concreci√≥n/proceso de autorizaci√≥n de ese asesinato. (Tachado). Todos los archivos gubernamentales relativos al asesinato Letelier-Moffit en Washington, en 1976, as√≠ como los del homicidio del predecesor de Pinochet como Comandante en Jefe del Ej√©rcito, Carlos Prats y su esposa, en Buenos Aires; y el atentado en contra de la vida del opositor del r√©gimen Bernardo Leighton, en Roma, en 1975, fueron removidos por Contreras de los archivos de la DINA¬Ē.

Asimismo, el informe de la CIA afirma que ¬ďadem√°s de documentos internos de la DINA, los archivos incluyen todos los archivos/reuniones al nivel ministerial y del Consejo de Seguridad Nacional sobre los tres incidentes¬Ē.

De acuerdo al autor del informe, ¬ďContreras hizo dos copias de cada documento, enviando una a Alemania y otra a Paraguay, para guardarlas en cajas fuertes, mientras que el material restante lo retiene almacenado bajo su control, en el sur de Chile¬Ē.

Los alemanes
¬ŅSe refer√≠an con ello a Colonia Dignidad? Es lo m√°s probable, dada la cercan√≠a de Contreras con Paul Sch√§fer y la gigantesca extensi√≥n del fundo principal de la colonia en Parral (17 mil hect√°reas), en el cual a√ļn no son hallados los restos de las cerca de 30 prisioneros pol√≠ticos que diversos colonos reconocen que fueron asesinados all√≠ (los cuales habr√≠an sido cremados y lanzados al r√≠o Perquilauqu√©n en los a√Īos ¬í80) ni tampoco otras evidencias, pues como lo se√Īal√≥ el fallo por asociaci√≥n il√≠cita dictado el a√Īo pasado en contra de Manuel Contreras y los jerarcas de Dignidad, al interior de ese recinto y ¬ďcon el fin de ocultar las actividades delictivas, el superior de la villa y sus colaboradores m√°s cercanos, procedieron a ocultar en el predio todo rastro de las v√≠ctimas, esconder las armas y a enterrar varios veh√≠culos que desaparecieron junto con ellas¬Ē.

Cabe recordar que en los a√Īos 2005, cuando fue hallado el arsenal de Sch√§fer, tanto en Parral como en el recinto que poseen en Bulnes se encontraron adem√°s las cajas que contienen las 45 mil fichas que el juez Jorge Zepeda desclasific√≥ el a√Īo pasado. Junto a esos documentos, que eran confeccionados por Gerd Seewald, jefe de inteligencia de la colonia, y compartidas con el jefe de la Brigada Regional Sur de la DINA, Fernando G√≥mez Segovia, se hallaron cientos de carpetas y sobres vac√≠os, con referencias a otras fichas que nunca han sido halladas.

Varias de ellas, seg√ļn diversos testimonios, como el del ex colono Franz B√§ar, fueron quemadas en la f√°brica de ladrillos hacia 1997, pero es dif√≠cil que las hayan eliminado todas y especialmente, que se hayan deshecho de la informaci√≥n m√°s sensible.

Al respecto, el abogado Hern√°n Fern√°ndez, que comenz√≥ a perseguir judicialmente a Sch√§fer en 1996, se√Īala que es muy probable que Contreras haya dejado en manos de Dignidad todo o parte de sus archivos, pues ¬ďlo que se ha encontrado hasta ahora es una parte √≠nfima y muy parcial de las informaciones que Colonia Dignidad almacen√≥ por d√©cadas y en medio de una √©poca en que existi√≥ una asociaci√≥n extremadamente cercana entre Contreras y Sch√§fer¬Ē.

El Mostrador









Ud. es el visitante nro.:
376148918

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.