Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

Por Bernardo Veksler - Diario del Fin del Mundo.
EN JUNIO DE 2001 DETERMINAN QUE SEPULTURAS ALACALUFES HALLADAS TIENEN 920 AÑOS DE ANTIGÜEDAD
29-03-2016 - 10:32:13

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Este día, se difunden las conclusiones de los estudios radiocarbónicos efectuados a las osamentas de una mujer y un niño alacalufes, que habían sido hallados, en marzo de 2000, en una cavidad rocosa. Se pudo determinar que su fallecimiento había ocurrido unos 920 años atrás, según los análisis realizados a la mujer en un laboratorio de Upsala, Suecia.
Los restos fueron encontrados en el interior de una grieta en el grupo de islas Rice Trevor, junto al canal Maule, a 200 kilómetros en línea recta al suroeste de Punta Arenas, de cara al Pacífico. Se encontraban a doce metros sobre el nivel del mar, en una pared rocosa en picada, en cuyo interior se hallaban los restos óseos, a unos 25 centímetros de profundidad. El lugar había sido levemente intervenido por desconocidos, que se llevaron el cráneo de la mujer y otras partes del cuerpo.
Dado que con anterioridad se habían encontrado osarios similares de nativos fueguino magallánicos, para los científicos, lo más destacado del hallazgo fue que este caso se constituía en la sepultura más antigua descubierta de los pueblos originarios australes. Contaba con cueros de lobos marinos y cestería como elementos funerarios que acompañaban a los restos humanos.
Se pudo precisar que la práctica funeraria incluyó la inhumación de una mujer bastante avanzada en edad, para la expectativa de vida del pueblo canoero en la época, ya que tendría entre 40 y 50 años. Asimismo, se estableció que el niño no tenía más de dos meses de vida, por lo que se supone que lo estaba amamantando en el momento del deceso.
“Sus sepultureros prepararon previamente el lugar mediante el despeje de piedras para dejar una base limpia. Seguidamente confeccionaron una especie de lecho de ramas y pasto aprisionado. Sobre esta capa vegetal se puso un cuero de lobo marino extendido y sobre éste los restos de la mujer” (diario El Mercurio, 12/6/2001).
El trabajo de campo estuvo a cargo de los arqueólogos Manuel San Román y Flavia Morello, del Centro de Estudios del Hombre Austral del Instituto de la Patagonia, dependiente de la Universidad de Magallanes, quienes acompañaron a investigadores de la Universidad de Upsala en una campaña marítima por esa zona.









Ud. es el visitante nro.:
409767799

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.