Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
VIERNES 15 DE DICIEMBRE PRIMERA CONEXIÓN LUISA QUEZADA PDTA. JJVV 22 - Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

P. Marcos Buvinic Martinic.
LA SALUD ESTÁ PRIMERO
12-10-2017 - 15:57:07

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Para la gran mayoría de las personas es algo obvio que -como dice el refrán- “la salud está primero”, porque se trata del cuidado de la vida como el bien primero y fundamental que nos permite el acceso a todos los otros dones que Dios nos regala.

He recordado que la salud está primero, porque hace un par de días -el 10 de octubre- se conmemoró en el mundo entero el Día de la Salud Mental, y tratándose de la salud mental no es algo tan evidente eso de que la salud está primero.

Los datos acerca de la salud mental en nuestro país y -por cierto- en nuestra región son altamente preocupantes, en toda la gama de patologías que van desde el estrés, los trastornos de ansiedad, la depresión, el elevado consumo de psicofármacos, las dependencias de alcohol y drogas, y otros trastornos más graves que, en su conjunto, afectan a un cuarto de la población y empobrecen la calidad de vida de las personas y -también- afectan a su entorno más cercano. Para muestra un botón: el 17% de la población chilena mayor de 15 años tiene alguna forma de depresión significativa, y en el caso de las mujeres llega al 25%, lo cual es uno de los índices más altos del mundo.

Pero, a pesar que uno de cada cuatro chilenos sufre problemas en su salud mental, sólo se destina el 2% del presupuesto de salud a este tema, mientras el promedio de otros países es el 6%. Parece que en el presupuesto que se destina a la salud mental -como dice el refrán- “está mal pelado el chancho”.

Todos conocemos los efectos del deterioro de la salud mental que opacan la vida de las personas por el estrés, las paralizan en la depresión, afectan la percepción de la realidad en otros trastornos más graves, y pueden desencadenar dolorosos dramas como es el aumento del suicidio juvenil. También, todos sabemos los altos costos que implica la gran cantidad de licencias médicas por estrés y depresión. .

¿Cómo es que -pareciera- nos hemos acostumbrado a vivir con problemas de salud mental que nos van quitando la alegría de vivir y limitan significativamente nuestra libertad?

Detrás de muchos de los problemas más frecuentes de salud mental, hay una carencia de sentido para vivir, potenciada por la búsqueda de bienestar económico, de estatus, de búsqueda de entretención a cualquier precio para matar el aburrimiento. El crecimiento económico no ha ido de la mano de un crecimiento en calidad humana, en valores, en motivaciones profundas que animen a vivir con alegría. Es decir, hemos crecido, pero hemos crecido mal; por ejemplo, hace 50 años uno de los grandes problemas de salud en el país era la desnutrición, pero hoy el problema es la obesidad; es decir, hemos crecido mal.

El crecimiento en los valores que humanizan, el crecimiento en el sentido religioso y espiritual, el cultivo de la belleza en el arte y en la belleza de pensar, el crecimiento en el sentido solidario y en la alegría de servir a otros, el aprendizaje del amor en la vida familiar, son elementos indispensables para un desarrollo integral y para el crecimiento sano de las personas y de la sociedad. Por cierto que las situaciones vinculadas a nuestra salud mental cubren un espectro más amplio que estas dimensiones de la vida, pero ellas son indispensables para cultivar la alegría de vivir la vida que Dios nos regaló: sin crecimiento espiritual no hay crecimiento humano ni hay alegría de vivir.


12 de octubre de 2017








FALTAN
17 - Dic
Elecciones en Chile
Días
Horas
Minutos
Segundos

Ud. es el visitante nro.:
357113827

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.