Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
- Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

P. Marcos Buvinic Martinic.
LA PUERTA CHICA DE NAVIDAD
28-12-2017 - 14:08:33

0
0 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Una experiencia inolvidable es haber podido visitar el país de Jesús. En estos días de Navidad he vuelto a recorrer en la memoria las calles de Belén, dirigiéndome hacia la iglesia de la Natividad, en cuyo interior se encuentra la gruta en que -según la tradición- nació el Señor Jesús.

Casi sin palabras por la emoción y grabando en la memoria cada detalle, me encuentro frente a la iglesia de la Natividad, una gran construcción de hermosa piedra que más parece una fortaleza y que, desde el siglo VI, mantiene casi inalterada su arquitectura.

La emoción se mezcla con la sorpresa al descubrir que la basílica-fortaleza sólo tiene murallas en lugar de puertas, allí donde éstas deberían estar. En un costado se vislumbra una pequeña puerta, angosta y muy baja -no debe llegar a un metro y medio de altura- y ese es el único acceso al santuario en que se venera el lugar en que nació Jesús, Dios hecho Hombre.

Decía que el templo de la Natividad, en Belén, ha mantenido casi inalterada su arquitectura desde el siglo VI. Uno de los cambios ha sido la existencia de esta única puerta, angosta y baja, que fue construida en la Edad Media para impedir el ingreso de los soldados del sultán que, a caballo, entraban destruyéndolo todo y cortando cabezas de cristianos en oración.

Esa puerta chica, por la que hay que entrar agachados, es la única vía posible para llegar al lugar en que -según la tradición- ocurrió el nacimiento del Señor Jesús que celebramos en Navidad.

Alguna vez leí a un autor que comentaba el simbolismo de esa puerta chica, haciendo ver que no hay otro camino para llegar al misterio de Dios hecho Hombre que siendo niños o agachándonos; no hay otro modo de entrar en el sentido de Navidad que pasar por la puerta chica, sólo apta para los pequeños y para los que se agachan.

Sólo es posible conocer y acoger al Señor Jesús como los niños -ellos entran sin dificultad a la gruta de Belén- que se saben amados y se dejan sorprender por la presencia de Dios en un Niño como ellos y en medio de tanta pobreza. Sólo es posible llegar hasta Jesús si estamos dispuestos a agacharnos y despojarnos de nuestra "estatura", es decir, de nuestras hazañas, títulos, negocios, reuniones, viajes, manejos económicos, triquiñuelas para controlar a otros, en fin… tantas cosas que nos mantienen tan ocupados y que dan una sensación de poder. Lo lamentable es que en la ilusión de hacernos grandes y autónomos, todas esas cosas nos impiden el ingreso por la puerta chica de Navidad; podemos dar vueltas y vueltas en torno al templo-fortaleza, pero el misterio de Dios sólo acoge a quienes se agachan para llegar a Él.

El simbolismo de la puerta chica de Belén nos pone ante las palabras del Señor Jesús: "si no se hacen como niños no entrarán al Reino". Hacerse como niños que nada tiene que ver con el infantilismo irresponsable en los adultos ni con un enternecimiento pasajero y estéril en estos días, sino que apunta a la "infancia espiritual", a despojarnos de todo aquello que nos da "estatura" y que nos endurece la espalda impidiéndonos agacharnos para llegar al Pesebre con la actitud de los hijos amados, necesitados y esperanzados.









Ud. es el visitante nro.:
388561838

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.