Síguenos en: Twitter
Palabra o Frase   Fecha Noticia
- Fonos: 612 24 14 17 - 612 24 19 09 - WhatsApp +569 9345 3426 - twitter Radio Polar @RadioPolar

Cartas al director.
NEGACIONISMO MINISTERIAL
13-08-2018 - 12:12:13

100
1 votos
1 2 3 4 5
enviar      imprimir
Sr. Director,

Dicen por ahí que la historia la escriben los vencedores, pero la verdad corre por cuenta de los sobrevivientes.
Menos de treinta años desde el término de la dictadura se ha demorado en aparecer en los medios masivos de comunicación el fenómeno del “negacionismo”. Es decir, minimizar, relativizar, banalizar o derechamente negar el asesinato masivo y sistemático de un pueblo o grupo de personas por razones ideológicas, religiosas o políticas. Desde que la derecha económica, política, militar y religiosa decidió tirar el mantel y mandar al carajo la democracia chilensis, esa curiosa “visión” de los hechos posteriores, ha estado presente en la cabeza de todos esos “cómplices pasivos” desde el minuto 1 posterior a ese martes primaveral de hace 45 años. Lo nuevo es que muchos de aquellos jóvenes y adultos-jóvenes (e incluso algunos nonatos provenientes de ese mundo), que hoy ocupan cargos de poder en ministerios, parlamento, judicatura o municipios, están empezando a verbalizar sus justificaciones personales y colectivas de la barbarie sistemática e institucional desatada exclusivamente por ellos.
El pensamiento ideológico vertido por el recientemente nombrado ministro de las culturas, a lo menos hubiese generado un revuelo patagüino en la Europa que lo cobijó durante años y que sabe de historias de barbarie y atrocidades cometidas por hombres y mujeres en contra de hombres y mujeres con un pensamientos o credos distintos.
Pretender negar, minimizar o relativizar las fosas comunes del patio 29 en el cementerio general, los cadáveres lanzados al mar atados con rieles a sus cuerpos, las detenciones y ejecuciones sumarias, los atentados en países extranjeros, las torturas, violaciones y vejaciones aberrantes en contra de niños, jóvenes, mujeres, hombres y ancianos, las detenciones arbitrarias y posteriores desapariciones de miles de chilenos y chilenas, así como la diáspora de otros miles obligados al exilio en tierras extrañas; es como hacer un tour por Auschwitz, Sachsenhausen, Buchenwald, Dachau o Treblinka y declarar que en esos sitios se aprovechan los judíos, gitanos, homosexuales o comunistas de tergiversar la historia.
Cuando perdemos ese sentido de la realidad es una señal inequívoca que hemos descendido varios peldaños en nuestra evolución personal de humanidad. Ministros de cultura de ese calibre representan un síntoma aterrador de la clase de sociedad en la que nos hemos transformado, donde el deterioro ético en el tejido institucional (y por proyección en el tejido social) está alcanzando umbrales antes desconocidos.
Atentamente,

Marcelo Saavedra P.
Biólogo









Ud. es el visitante nro.:
397815199

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.