Constanza Ayán Coñocar y Patricio Galaz Miranda.

ROTARY CLUB AUSTRAL BECA A DOS NUEVOS ESTUDIANTES EN SITUACIÓN DE DISCAPACIDAD DE LA UMAG

18-08-2019 - 17:05
Por cuarto año consecutivo y a través de su Fundación Rotaria, el Rotary Club Austral Punta Arenas, entregó dos becas a estudiantes en situación de discapacidad de la Universidad de Magallanes (UMAG) para ayudarles a financiar el copago del arancel de sus carreras con un monto equivalente a los mil dólares.

Los beneficiarios de este aporte son Constanza Ayán Coñocar, alumna de Técnico en Educación Especial de la Escuela Tecnológica (ETEC), y el estudiante Patricio Galaz Miranda de la carrera de Pedagogía en Educación Diferencial, quienes, acompañados de sus familiares, en una sencilla ceremonia celebrada la tarde de este martes, recibieron el beneficio de manos de las autoridades universitarias y los directivos del Rotary Club.

El prorrector de la UMAG, José Maripani Maripani, felicitó a ambos estudiantes e hizo un reconocimiento a la excelencia académica que han evidenciado en sus estudios. Asimismo, resaltó el apoyo que, año a año, hace la organización rotaria a fin de promover la inclusión y relevar el esfuerzo que hacen por su educación, alumnos y alumnas en situación de discapacidad de la región.

Ricardo Díaz Candia, presidente del Comité de la Fundación Rotaria del Rotary Club Austral Punta Arenas, en tanto, manifestó que, “como institución, nuestros objetivos se centran en la salud, la educación y la mitigación de la pobreza y en educación, justamente, buscamos ayudar, en este caso, a los alumnos en situación de discapacidad de la Universidad de Magallanes, premiando su esfuerzo y su excelencia”.

Para ambos becados, la llegada de este aporte económico significa una gran ayuda para la continuidad de sus estudios superiores. En el caso de Constanza Ayán, que vive con una discapacidad visual, la beca es un alivio económico para su familia. “Me sirve de mucho porque este año mi situación económica no estuvo tan buena, así que así que estoy muy agradecida del Rotary que me haya escogido por segunda vez como beneficiaria de esta beca”, expresó.

Por su parte y orgulloso, Patricio Galaz, afirmó que la beca es un aliciente para continuar su carrera y apoyar, a futuro, a otras personas sordas como él. “Esta ayuda me sirve para seguir avanzando en la Universidad y ayudar a otros cuando yo salga, y puedan aprender de mí mis amigos sordos. Me siento muy feliz, muchas gracias a todos por ayudarme, en especial al Rotary”, señaló a través de la intérprete en lengua de señas y docente que lo apoya, Magnolia Chaparro López.

A la fecha y desde 2016, el Rotary Club Austral Punta Arenas, ha beneficiado a 10 estudiantes universitarios en situación de discapacidad, y proyecta seguir haciéndolo en un trabajo mancomunado con la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la UMAG.