Iniciativa dirigida por la psicóloga Miriam Oyarzún y la enfermera Karina Martinich.

CONVERSATORIO ESTUDIANTIL ABORDÓ LA IMPORTANCIA DE PREVENIR EL SUICIDIO

19-09-2019 - 19:05
La Consejería Estudiantil en Salud Mental de la Universidad de Magallanes (UMAG) en el contexto de la conmemoración del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, llevó a cabo el conversatorio “Hablemos de Suicidio: Vivir es la salida”, que contó con la participación de más de una treintena de alumnos de distintas carreras de la casa de estudios.

La iniciativa, dirigida por la psicóloga Miriam Oyarzún y la enfermera Karina Martinich, brindó un espacio a los jóvenes universitarios para que pudieran hablar, profundizar y manifestar sus inquietudes acerca de este problema de salud mental, que, según las cifras del Ministerio de Salud, en nuestro país afecta, principalmente, a las personas entre los 15 y 29 años.
“La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos muestra que cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo, es decir, son más de 800 mil vidas que se pierden a causa de esta problemática, y consideramos que es un tema muy relevante y necesario de abordar, sobretodo porque Chile, ocupa uno de los primeros lugares en lo que es suicidio juvenil, por lo tanto, para la Consejería en Salud Mental es primordial trabajar con nuestros estudiantes en la prevención”, remarcó Oyarzún.
Temas como la importancia de buscar ayuda y escuchar, hasta la necesidad de fortalecimiento de las capacidades organizativas y de autoayuda en la comunidad universitaria para hacer frente a este problema, fueron algunos de los énfasis en que se centró esta actividad que, además, y de manera muy práctica, mostró los mitos y realidades que giran en torno al suicidio, y la estigmatización que, muchas veces, se hace de este problema de salud mental en los distintos grupos sociales en los que se desenvuelve una persona.
Al respecto, la profesional precisó que “no siempre la persona que se suicida tiene trastornos mentales, sino que tiene que ver con que todos tenemos un límite de sufrimiento que logramos manejar con nuestros recursos personales, y cuando eso se desborda, la verdad es que cualquiera de nosotros, eventualmente, puede llegar a un punto de quiebre y ahí resulta súper importante una persona que escuche, una mano que se tienda, que esté atenta y que pueda prevenir”.
Desde el estudiantado, en tanto, valoraron la instancia como una oportunidad para perder el miedo a hablar. “La Salud Mental es un tema muy tabú aún, pero muy importante que, como comunidad necesitamos potenciar para tratar de cooperar a las personas que necesitan una ayuda”, expresó Nicolás Vera, de la carrera de Derecho. “Hablar del tema de esta manera más social, más amena, lleva a que personas que necesitan ayuda, lo manifiesten y sepan que no están solas, que pueden contar con un equipo interdisciplinario como el que tenemos aquí en la Universidad”, agregó la alumna de Medicina, Carole Gacitúa.
Realidad regional
Durante el año 2018, se notificaron un total de 238 intentos de suicidios y 7 ideaciones suicidas en la Región de Magallanes. Del total de notificaciones 2018, el 68% corresponde a sexo femenino (162/238) y según edad, el promedio es de 30 años, con un mínimo de 10 años y un máximo de 77 años. El 29% de las notificaciones corresponden a personas con edades entre 20 a 29 años, seguido del grupo de 15 a 19 años con 24%. El 61% de las notificaciones se concentra personas menores de 30 años.
Sobre estas cifras, Hilda Neves, encargada del Programa de Prevención del Suicidio de la SEREMI de Salud, explicó que “Magallanes tiene la misma tendencia que se observa en Chile en relación a los intentos de suicidio y los suicidios”, pero que, en particular, “son estadísticas que se han mantenido a la baja desde el año 2007 y eso es lo importante, porque tiene que ver con aquellas estrategias que se han instalado para la prevención”.
Sin perjuicio de ello, la profesional hizo hincapié en la importancia de detectar la ideación suicida en las personas, perdiendo el temor a preguntar sobre el tema. “Definitivamente tenemos muchos miedos a hacer la pregunta, porque tememos que ello induzca ideas de suicidio y, la verdad, es que es al revés. Las personas cuando tienen la ideación de hacerse daño y cuando uno les pregunta, se sienten aliviadas porque les damos la oportunidad de hablar. La gente siente mucha vergüenza con este tema, porque está lleno de estigmas, hay muchos prejuicios y por eso hay que darles la posibilidad de hablar”, subrayó.

En línea con esta política de prevención, el Ministerio de Salud, lanzó, este lunes 9 de septiembre, la primera Guía Práctica en Salud Mental y Prevención del Suicidio dirigida a estudiantes de Educación Superior, la que se encuentra disponible en el sitio web de la institución.