Dispositivo es otorgado a través de la Ley Ricarte Soto.

SEIS MAGALLÁNICOS HAN RECIBIDO BOMBA DE INSULINA EN EL HOSPITAL CLÍNICO MAGALLANES

19-01-2020 - 17:17
Fue en septiembre del año 2018 cuando la Sra. Janet Mc Clean Ojeda (53) fue la primera persona en la región en recibir la bomba de insulina para el manejo de la diabetes tipo 1 que padece desde su infancia en el Hospital Clínico Magallanes (HCM). Hoy 16 meses después ya son seis pacientes quienes a través de la Ley nº 20.850, Ricarte Soto, han podido ser beneficiarios con esta dispositivo de alto costo -avaluado en 6 millones de pesos y una mantención mensual de $500 mil- que permite disminuir riesgos de bajas de azúcar. “Estoy feliz por ver que ya no soy la única con este beneficio, ahora somos seis pacientes lo que significa que ha sido bueno el resultado. Cambió mi calidad de vida en todo ámbito, ya no tengo que andar con los pinchazos, el estrés, porque la máquina te ayuda mucho. Los beneficios son muchos, es un cambio de vida, para mí fue un renacer”, señaló.

La bomba de insulina es un dispositivo de última generación que posee un reservorio que se conecta a un catéter con un teflón subcutáneo. A través de ese catéter se aplica la insulina. El aparato permite ser usado todo el día y posee un sensor que predice cuando se acerca un estado de hipoglicemia y programa de manera gradual las dosis que requiere el paciente.

Al respecto el Dr. Cristian Fernández, Jefe de la Unidad de Endocrinología y Diabetes HCM señaló que: “Para los pacientes es un avance muy importante porque estas bombas además de disminuir las hipoglicemias y los accidentes que eso conlleva, el aparato nos aporta la posibilidad de mantener un mejor control metabólico y la glicemias han sido mejor en estos pacientes, con menos variabilidad y les permite una actividad diaria más libre y mejora su calidad de vida que es lo más importante”.

Una de las pacientes en recibir su bomba de insulina este año 2020 es Yulimer Hermoso de nacionalidad venezolana quien se mostró muy emocionada por poder acceder a este dispositivo. “Estoy muy agradecida por cómo me han recibido y por este importante beneficio que cambiará mi vida. Yo aún recuerdo que a mis cinco años me decían que no podía comer dulces porque me podía morir, siempre le preguntaba a mis padres qué podía comer y qué no. Creo que fue por eso que pude crecer sabiendo de mi enfermedad y aprendiendo a vivir con ella de una manera disciplinada y responsable”.

Para acceder a este beneficio no solo basta padecer diabetes tipo 1 sino es importante cumplir con ciertos criterios; como tener un mal control metabólico, es decir, que a pesar de cumplir con los registros de glicemias, conteo de carbohidratos y estar con un tratamiento de múltiples dosis no se logre un adecuado control, “Otro criterio es también pacientes que tienen un adecuado control pero hacen muchos episodios de hipoglicemias o hipoglicemias severas”, señaló el Dr. Fernández.
La diabetes tipo 1 o antiguamente llamada “diabetes juvenil” se produce por la destrucción de las células que producen insulina del páncreas por problemas de autoinmunidad. “Son las defensas que atacan estas células y las destruyen. Hemos tenido pacientes que han debutado con diabetes tipo 1 a los 75 años”, finalizó el Dr. Fernández.
Actualmente, el programa Cardiovascular HCM realiza control y seguimiento de pacientes con diagnóstico de Diabetes Mellitus tipo 1 o 2. Atiende a 1089 personas y el 11% de ellas padecen diabetes mellitus tipo 1.