Soy reportero.

SOBERANÍA EFECTIVA

21-09-2020 - 09:46
La razón de ser del Ejército de Chile es contribuir de manera fundamental a preservar la paz, garantizando, a través de las actividades que desarrolla en el marco de las cinco áreas de misión que le han sido definidas por el Ministerio de Defensa, entre otros aspectos, la soberanía nacional.

Esta soberanía nacional constituye un deber del Estado el ejercerla, asegurando su presencia en todos los rincones del país, independiente de las condiciones de accesibilidad, características geográficas, población o adversidad climática que exista, contando para ello con distintas instituciones e instrumentos afines, como lo es el Ejército de Chile, el cual históricamente ha tenido un despliegue territorial que combina la necesidad operativa de contar con medios en determinado lugar del territorio nacional, asegurando así su capacidad disuasiva, con la contribución que efectúa a la presencia del Estado, especialmente, en aquellas zonas denominadas aisladas o extremas, como lo es la Región de Magallanes y Antártica Chilena.

No es una sorpresa el establecer que, siguiendo la línea de la definición que existe de dichas zonas, esta maravillosa región del país ha presentado una serie de dificultades de accesibilidad y conectividad física, una muy baja densidad poblacional y una gran dispersión en la distribución territorial de sus habitantes, lo que constituye un tremendo desafío y esfuerzo para asegurar el ejercicio de una soberanía efectiva.
Esta soberanía efectiva es de vital importancia, ya que por su intermedio se logra el grado de seguridad que permite el desarrollo y bienestar de la población, transformándose los medios militares presentes en la región en actores fundamentales en la historia regional.
Es así que desde 1911 el Ejército se encuentra presente en esta austral región, iniciando un proceso de despliegue de medios que hoy lo hacen alcanzar prácticamente todos sus rincones con unidades de manera permanente, en las ciudades de Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir, así como en el territorio antártico chileno, desde donde se extiende su actividad, destacándose, en lo referido al Área de Misión “Contribución al Desarrollo Nacional y Acción del Estado”, el Cuerpo Militar del Trabajo, quienes han desarrollado un permanente apoyo a la conectividad regional mediante la construcción de caminos, y la Base Antártica Capitán General Bernardo O’Higgins, que cumple un rol articulador de la actividad científica en ese trascendental continente, no solo para el país, sino que para diversos países del mundo. Por otra parte, y en lo referido al Área de Misión “Defensa”, la V División ha jugado un papel protagónico en la historia nacional, donde se encuentra un hecho que hace poco tiempo conmemoró sus 40 años, el conflicto del Beagle, en el cual se logró evitar un enfrentamiento bélico con nuestra vecina República de Argentina.
Hoy la V División del Ejército de Chile, continúa contribuyendo al mantenimiento de la soberanía efectiva de esta importante parte del territorio nacional, participando con sus recursos humanos y materiales en las diferentes dimensiones que ella abarca: la dimensión geográfica, a través de su despliegue territorial; la dimensión sociopolítica, contribuyendo a generar identidad nacional por intermedio del mantenimiento y difusión de importantes hitos de la historia nacional; la dimensión geoeconómica, al generar la disuasión necesaria para proteger los importantes recursos estratégicos presentes en Magallanes; y la dimensión seguridad, contribuyendo a evitar la acción de amenazas externas que pudiesen afectar el normal desarrollo de las actividades de la población, así como en el apoyo a las diferentes catástrofes y/o emergencias que se han producido, como lo fue el desborde del rio de las minas y el trabajo que ya se ha venido realizando por casi 6 meses desde el inicio del Estado de Excepción Constitucional decretado por la máxima autoridad nacional producto de los estragos que está causando el coronavirus en el país y en especial en la región.