Soy reportero.

EL EJÉRCITO DE CHILE EN APOYO A CATÁSTROFES EN LA REGIÓN DE MAGALLANES

21-09-2020 - 17:12
Tal como lo señala n las leyes vigentes las Fuerzas Armadas existen para la Defensa y son esenciales para la Seguridad Nacional. Es por ello, que debemos estar siempre preparados para contribuir a la protección de la ciudadanía, al socorro de la población civil y a la reconstrucción como consecuencia de un desastre, ya que las capacidades con que cuenta nuestra Institución, hacen que seamos un Ejército polivalente, donde están a disposición todos nuestros medios ante cualquier emergencia o catástrofe.

Es por ello, a que, como V División de Ejército, no hemos estado ausentes de los constantes acontecimientos que ocurren en nuestro país, más aún, en la Región de Magallanes.

A continuación, recordaremos distintos episodios ocurridos en la Región, donde el Ejército de Chile ha tenido participación:

El 7 de agosto del año 1995 el Presidente de la época, S.E. Eduardo Frei Ruiz-Tagle, decretó el estado de emergencia en la región a raíz del temporal invernal, es por ello que los medios de comunicación de la época lo llamaron “Terremoto Blanco”, debido a la gran cantidad de nieve caída y a las temperaturas que llegaron hasta los -14°, lo que provocó cortes de caminos, pérdidas en la ganadería y pesca artesanal, además de 12.000 familias damnificadas. Entre el 05 y 07 de agosto de ese año, murieron cerca de 176.000 ovinos, sumado a la pérdida de unas 20.000 crianzas de truchas y 50.000 salmones. La fauna también sufrió pérdidas por la muerte de gran cantidad de huemules y en la ganadería pérdidas por un monto aproximado de 3 millones de dólares.

El Ejército tuvo participación en el rescate de personas, búsquedas y entrega de alimentos para animales, apertura y habilitación de caminos, rescate de buses y vehículos, etc.

Posteriormente, entre el 27 de diciembre del año 2011 y el 08 de marzo de 2012, ocurrió un incendio que consumió 17.666 hectáreas, el que se debió a la negligencia de un turista el cual se propagó. Fue uno de los incendios forestales más extensos registrados en Chile y tuvo su inicio en las cercanías del Lago Grey, específicamente, en un lugar agreste, sin acceso vehicular y con una difícil conectividad marítima debido a las condiciones del viento, que ese día eran superiores a los 100km/hr.

Ese mismo día, se constituyó el comité de emergencia de la Gobernación Provincial de Última Esperanza y luego la ONEMI, decretó Alerta Roja para todo el parque. El fuego consumía en promedio, 2.500 hectáreas diarias, por lo que se debió evacuar a más de 400 turistas.

A partir del primer día, se constituyeron en la zona cerca de 400 brigadistas para tratar de controlar las llamas, entre bomberos, CONAF y las BRIFES del Ejército de Chile, pertenecientes a las distintas Unidades Militares de la Región y de otras ciudades del país. El 8 de marzo de ese año, la CONAF declaró oficialmente extinto el fuego, levantando la alerta temprana decretada en la zona.

Ese mismo año, el 12 de marzo del 2012, la ONEMI decretó alerta roja en la Provincia de Magallanes a raíz de las intensas precipitaciones producidas en Punta Arenas y que llevaron al desborde del “Río Las Minas”, lo que provocó el anegamiento de muchas viviendas, al igual que algunas calles de la ciudad y la plaza de Punta Arenas que resultaron inundadas.

En esa oportunidad, camiones y personal de las distintas unidades militares de la ciudad de Punta Arenas, recorrieron las calles ayudando a la población a salir de sus viviendas y ser trasladadas a albergues, así mismo, personal militar ayudó en las tareas de evacuación de aguas que inundaban la ciudad.

En la actualidad, el Ejército de Chile ha trabajado arduamente en el cumplimiento de las medidas dispuestas por la autoridad de salud en torno a la pandemia del COVID-19. Por tal razón, personal de la V División del Ejército, efectúa diariamente durante las 24 horas el control y fiscalización en distintos puntos de la región, evitando así aglomeraciones en los lugares públicos como también controlando a transeúntes, evitando que personas diagnosticadas con la enfermedad permanezcan en la vía pública. Del mismo modo, se realizan controles en distintos puntos de la región, con la finalidad de apoyar a la autoridad de salud en barreras y controles sanitarios, control del toque de queda para velar por la salud de la comunidad de Magallanes. A todo lo anterior, se debe sumar el control a las personas en situación de calle, desarme y arme de domos sanitarios provenientes de Isla Riesco para las dependencias del Hospital Clínico de Magallanes, sanitizaciones a espacios públicos, hogares de ancianos entre otros, apoyo en la entrega de canastas familiares, retretas musicales realizadas por la Banda Instrumental de la V DE, operativos aéreos para el traslado de insumos sanitarios a localidades rurales de la Región de Magallanes y traslado de muestras COVID-19 desde distintos puntos de la región a la ciudad de Punta Arenas.

Finalmente, el Ejército tiene el orgullo de ser una de la Instituciones permanente en los 210 años de vida republicana, durante los cuales, siempre ha estado presente en todos los grandes hitos de su trayectoria y con la certeza que en el presente y en el futuro, las nuevas generaciones que componen sus filas, seguirán comprometidas cuando haya que acudir en apoyo a la comunidad, es por ello, que debido a su polivalencia, la Institución pone a disposición de toda la ciudadanía, todos sus medios, como son los actuales proyectos “Cahuelmó”, donde se han adquirido y renovado la maquinaria existente para optimizar los niveles operacionales de los batallones de ingenieros mediante la adquisición de maquinaria, vehículos y equipos de vialidad y el “Alfil”, que cuenta con nuevos medios de transporte para mejorar su capacidad de movilización de personal, efectuar evacuaciones civiles a afectados por desastres naturales y trasladar carga.