El problema mayor de los castigos legales, está en la legislación y en la ejecución de la justicia.

PEDOFILIA Y LA JUSTICIA

10-01-2013 - 12:41
En entrevista exclusiva para Polar Comunicaciones se refirió a este tema un letrado con amplia experiencia en los temas de abusos sexuales Mario Schilling, quien se desempañó durante diez años en dos fiscalías; la de la Araucanía que involucró el tema del conflicto mapuche en causas de alto impacto social como los ataques incendiarios a los fundos de Ercilla y juicios orales por infracción a la ley antiterrorista y posteriormente en la fiscalía oriente, hasta el siete de Marzo del 2011 en que decide abandonar la función pública y ejercer a nivel privado.
En la conversación realizada con el sub director de nuestro medio señalo que como Asesor de Comunicaciones de esta última fiscalía le correspondió llevar importantes y bullados casos de como el caso Lavandero, el caso Caradima, Caso Pilar Pérez conocida como “La Quintrala”, entre otros casos de repercusión nacional.
Refiriéndose a los temas de pedofilia indicó que comunicacionalmente todos ellos son temas complejos por cuanto hay muchas víctimas sensibles y a veces imputados que tienen cierto nivel de influencia o poder, destacó también que ha dedicado su labor en este sentido a lo largo del país, dado que este tema “no se detiene, no respeta clases sociales y es arrebatarle la inocencia a un niño, a un niño pequeño para iniciarlo en una erotización temprana”.
Schilling señaló respecto al abuso sexual infantil, que las estadísticas dan cuenta de una lamentable situación y revelan que el ochenta y cinco por ciento de los casos los abusos ocurren al interior del hogar, entonces de qué manera se puede prevenir este delito si los agresores, pertenecen al círculo cercano del menor y están encargados de su custodia.
Planteó que estos casos es necesario abordarlos desde dos puntos de vista, uno es la preparación del menor frente al proceso y que debe abordarlo un psicólogo especialista en temas de abuso sexual y por otro lado está la persecución penal, lamentablemente, en cuanto a la aplicación de penas mencionó que estas son muy bajas en nuestra legislación, si el imputado confiesa no llega a la cárcel, Paradójicamente si se aumentaran las penas, los jueces requerirían de tanta evidencia que sería prácticamente imposible condenar por estos delitos.
Mario Schilling entregó algunas referencias que permitirían alertar si el niño está siendo abusado estar atentos si el niño tiene una erotización temprana, si está volviendo a hacerse pipí , si manifiesta pataletas rabiosas para no ir a algún lugar o rechaza a alguna persona en especial, enfatizó la importancia de proteger a los niños, tomando este tema como su objetivo personal y que está dispuesto a viajar a cualquier lugar de nuestro país con tal de defender los derechos de nuestros menores, invitando a contactarse a través de su correo o su página web, “si hay un niño afectado yo voy a estar preocupado de eso mas allá de lo profesional, porque esto es una cruzada personal”.