Emitió comunicado de prensa.

OBISPADO DESMIENTE VINCULACIÓN CON TESTIGO CLAVE DE CASO HAREX RECIENTEMENTE FALLECIDO

05-07-2014 - 08:09
Ante la publicación aparecida esta tarde en el portal Terra.cl, cuyo titular es: “Vinculan a cura cercano a Ezzati en brutal crimen de joven”, se señala entre otras cosas la declaración de un testigo clave, identificado como Juan Esteban Cárdenas Cárdenas, de 60 años, quien declaró ante la Policía de Investigaciones por el caso Harex y quien trabajaba en ese 2001 como administrador de la Casa de Retiro Juan Pablo II.

Sentimos, esta vez, que debemos esclarecer inmediatamente lo sostenido allí, a saber:

1. El Sr. Cárdenas Cárdenas, nunca ha trabajado en este Obispado y menos en el año que señala la información.

2. Don Juan Cardenas, era un indigente en situación de calle, que frecuentaba el Hogar de Cristo y que este Obispado ayudó por medio del programa “Magallanes Fraterno”, iniciativas promovidas por el Padre Obispo Bernardo Bastres quien llegó a nuestra región el año 2006.

3. Entre el año 2007 y 2008, en un proceso de rehabilitación el Sr. Cárdenas vivió en la casa de retiro Juan Pablo II, como un modo de alejarlo de la calle y ayudar en su proceso de rehabilitación. La casa de Retiro fue un lugar donde estuvo alrededor de un año, como residencia de rehabilitación y donde recibía la visita constante de las personas que trabajaban en el “Magallanes Fraterno”.

4. Nos extraña todo lo señalado en la nota periodística, pues ello dista mucho de la verdad objetiva, ya que del Sr. Cárdenas era una persona en situación de calle y enfermo alcohólico cuyo único interés era el de rehabilitarlo.

5. Nuestra Iglesia Católica, siempre ha manifestado gran respeto por las investigaciones que realiza la PDI y el trabajo que lleva adelante la Ministro en Visita Sra. Marta Pinto, por ello nos extraña esta información y sus afirmaciones que distan mucho de la verdad y confunden a la opinión pública.

6. Somos los más interesados en que se conozca la verdad de la desaparición de Ricardo Harex y siempre hemos colaborado en todo lo que se nos ha solicitado.


Departamento de Comunicaciones
Obispado de Magallanes


ººººººººººººº

En la nota publicada por Terra se seála en parte:

"Lo extraño y misterioso de esta situación es que posterior a la declaración realizada el pasado 4 de abril, el sujeto -quien trabajaba en ese 2001 como administrador de la Casa de Retiro Juan Pablo II- fue ampliamente buscado por la policía civil que intentó dar con su paradero pero no pudieron hallarlo hasta enterarse que había fallecido el día 2 de mayo, es decir, menos de un mes después de la polémica declaración a consecuencia de una supuesta hemorragia hepática la que no contaría con una autopsia que oficialice las causas.

Por ello, el abogado Juan José Arcos, que representa a la familia del joven desaparecido, entablará este lunes una denuncia contra todos quienes resulten responsables y así poder aclarar la extraña muerte de un testigo quien entregaba datos precisos sobre lo ocurrido en esa casa de retiro: “La muerte de un tercer testigo clave del caso hace que tengamos la sospecha de que esta muerte pudo ser un asesinato, por lo que con la familia hemos acordado que el lunes presentaremos la denuncia para que sean investigadas las causas de su muerte”.

El 4 de abril pasado, bajo orden de la ministra en visita del caso Marta Pinto Salazar, personal de la PDI se acercó al Hospital Regional de Punta Arenas para visitar a Cárdenas quien se encontraba hospitalizado por una operación ocular y en ese lugar el hombre les señaló que él había presenciado como el cuerpo del menor había sido enterrado al costado de las cabañas que se encuentran en el lugar, declaración que los policías consideraron tan importante que le señalaron que volverían a conversar para tomar una declaración jurada.

El cargo de conciencia de Juan Esteban Cárdenas sería tal, que no aguantó más y señaló que sentía “angustia por no contar la verdad” por lo que salió del hospital intentando dirigirse a la PDI.

Ahí rectificó la declaración inicial en el hospital y -bajo juramento- el hombre contó toda su verdad relatando que cierta noche del 2001 llegó a la Casa de Retiro un furgón desde donde descendió el sacerdote Rimsky Rojas y otros dos sujetos, quienes son buscados por la policía, quienes lo obligaron a hacer un hoyo en el terreno junto a las cabañas.

Tras negarse a cumplir dicha orden, Cárdenas relató que fue amenazado por uno de los hombres, por lo que cavó un hoyo de casi un metro con una pala y una horquilla de cuatro patas y tras ello procedieron a enterrar a Harex, quien se encontraba vestido y tenía sangre en la boca, para posteriormente echarle soda cáustica al cuerpo con la intención de disolver sus restos y tierra para cubrirlo. Cárdenas además relató en dicha declaración, firmada ante la policía civil, que luego de eso recibió un cheque por 120 mil pesos por parte de uno de los presentes, presumiblemente para guardar silencio, en un acuerdo que habría llegado a su fin con esta declaración ante la PDI.

Asimismo, Cárdenas afirmaba que esta declaración nacía por efecto del peso de su conciencia y que ya no daba para más, por lo que decidió quebrar finalmente un eventual pacto de silencio, algo que para el abogado de la familia Harex, es clave para poder esclarecer los hechos.