“Historia natural de los invertebrados acuáticos del Cabo de Hornos”.

LIBRO PRESENTA COMPLETA GUÍA SOBRE LOS INVERTEBRADOS ACUÁTICOS DE CABO DE HORNOS

24-10-2015 - 16:06
La historia natural, tanto biológica como cultural, de los “habitantes sumergidos” de la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos, fue rescatada por un grupo de investigadores, artistas y filósofos asociados al Parque Etnobotánico Omora de la Universidad de Magallanes, que desde hace, aproximadamente, siete años, vienen estudiando la gran biodiversidad de estos invertebrados marinos y de agua dulce que habitan en los mares y ríos de la ecorregión subantártica.
La investigación de los profesionales se plasmó en un libro que titularon “Historia natural de los invertebrados acuáticos del Cabo de Hornos”, el que se lanzó este lunes en la Universidad de Magallanes ante la presencia de académicos, estudiantes y profesionales de distintas instituciones ligadas a la ciencia, la educación y la conservación de la biodiversidad en la región.
Los biólogos marinos, Jaime Ojeda y Sebastián Rosenfeld, integrantes del equipo que lideró este trabajo junto a los doctores en Ciencias Biológicas, Tamara Contador y James Kennedy, fueron los encargados de presentar los alcances de esta completa guía que invita a descubrir, -aseguran- “lo diminuto bajo el agua”, ya que con la ayuda de las fotografías e ilustraciones contenidas en sus páginas, se puede identificar a estos organismos en su hábitat natural y conocer sus principales características. En esta exposición, además, ambos estuvieron acompañados de la artista Paola Vezzani, quien como introducción, dio una mirada acerca de la vinculación de la historia natural y el arte a través del tiempo.
“Con este libro queremos dar énfasis a la historia natural, a la forma cómo los seres humanos observamos la biodiversidad, ya sea desde un artista, un poeta, un biólogo, un niño o un estudiante, eso es lo que nosotros tratamos de incentivar. A ello se suma, que no hay mucha información de los habitantes bajo el agua, porque por lo general, todos nos preocupamos de las aves o de los seres vivos que son del tamaño de nosotros, los árboles, los arbustos, etc. pero lo diminuto queda fuera de nuestra percepción”, explicó el investigador de la Umag, Jaime Ojeda.
La guía es un proyecto financiado por el programa EXPLORA CONICYT de Apropiación Social de la Ciencia y la Tecnología y contiene un registro de 43 especies de invertebrados de agua dulce y 34 especies de moluscos, recopilando, al mismo tiempo, información sobre sus distribuciones e interacciones con la historia ancestral y actual de la región gracias a la estrecha colaboración del Museo Martín Gusinde, de Puerto Williams.