De la Prensa Internacional. Colaboraci髇 de Marco Barticevic Sapunar. Un magall醤ico en 羏rica.

EXPLICAN LAS DIFERENCIAS MORFOL覩ICAS ENTRE LOS HOM蚇IDOS Y LOS HUMANOS MODERNOS

27-04-2014 - 14:27
Un equipo internacional de cient韋icos reconstruye los mapas epigen閠icos de los neandertales y denisovianos y los compara con el humano actual
Un equipo internacional de cient韋icos ha reconstruido por primera vez los mapas epigen閠icos de los neandertales y los hom韓idos de Denisova, y los han comparado con los humanos modernos. Hay 2.000 regiones gen髆icas diferentes, entre ellas las que albergan a los genes Hox que organizan el cuerpo de todos los animales, lo que explica las diferencias morfol骻icas entre los tres grupos de humanos. El estudio abre una ventana a la exploraci髇 gen閠ica en especies que se extinguieron hace decenas de miles de a駉s.
Un equipo internacional de investigadores, en el que participa el Instituto de Oncolog韆 de la Universidad de Oviedo, publica en la revista Science un m閠odo novedoso que ha permitido desentra馻r el patr髇 de metilaci髇 del ADN de dos especies extinguidas, un neandertal y un hom韓ido de Denisova.
Comparando sus patrones epigen閠icos con los de los humanos modernos, han podido identificar los genes cuya actividad difiere entre esas especies, y que marcan los cambios evolutivos que han configurado nuestra especie, es decir, que nos han hecho ser como somos actualmente. Han descubierto 2.000 regiones gen髆icas diferentes, entre ellas las que albergan a los genes Hox que organizan el cuerpo de todos los animales.
Al desentra馻r c髆o se regulaban los genes en los neandertales y los denisovianos, este estudio aporta por primera vez datos acerca de la evoluci髇 de la regulaci髇 de los genes en los humanos y abre una ventana a la exploraci髇 gen閠ica en especies que se extinguieron hace decenas de miles de a駉s.
En el trabajo, coordinado por Liran Carmel, de la Universidad de Jerusal閚, ha participado la Unidad de Epigen閠ica del C醤cer del Instituto Universitario de Oncolog韆 del Principado de Asturias Obra Social Cajastur (Universidad de Oviedo), dirigida por el doctor Mario Fern醤dez Fraga, investigador del CSIC-CNB.
El profesor de la Universidad de Cantabria y del Instituto de Investigaci髇 Valdecilla (IDIVAL), Jos A. Riancho, ha colaborado tambi閚 en los trabajos desarrollados por el equipo internacional.
"Algunas de las diferencias en los patrones epigen閠icos afectan a genes relacionados con el desarrollo de los huesos y podr韆n explicar las diferencias entre el esqueleto de esas especies antiguas y los humanos actuales", comenta Fern醤dez Fraga.
Otras afectan a genes relacionados con el sistema cardiovascular y el sistema nervioso, los cuales se han asociado con enfermedades como el alzh閕mer o la esquizofrenia.
Aunque se desconocen los factores que han dado lugar a esas diferencias, dado que los patrones epigen閠icos est醤 influidos tanto por las propias caracter韘ticas gen閠icas como por las condiciones ambientales, como dice Riancho, 搒urge el interrogante de si esos trastornos, tan frecuentes en la sociedad actual, reflejan una predisposici髇 inherente a nuestra especie o son, por el contrario, consecuencia de la forma de vida y el entorno en el que discurre nuestra existencia.
En el mundo actual convivimos humanos de una sola especie, pero eso no fue as en el pasado. Hasta hace algunas decenas de miles de a駉s, nuestra especie, el Homo sapiens, comparti el territorio y probablemente ideas y parejas con otras especies, como los neandertales.
Sabemos poco acerca de cu醠es fueron las caracter韘ticas gen閠icas espec韋icas que nos permitieron a los Homo sapiens sobrevivir en condiciones adversas, mientras las otras especies se extinguieron. A鷑 sabemos menos de las caracter韘ticas epigen閠icas que hicieron de nosotros 'la especie elegida'. La gen閠ica tiene que ver con los cambios en la secuencia de ADN que representa la estructura b醩ica de los genes.
La epigen閠ica, sin embargo, representa las variaciones sutiles de los genes que, sin afectar al n鷆leo de su estructura, modulan su actividad y pueden transmitirse a trav閟 de las generaciones. Entre ellas se encuentran algunas modificaciones qu韒icas, como la metilaci髇 del ADN, que controla cu醤do y c髆o son activados y desactivados los genes que controlan el desarrollo de nuestro organismo.
La determinaci髇 de los genomas y los epigenomas de nuestros antecesores es fundamental para entender los mecanismos moleculares responsables de que seamos como somos. Para abordar este reto, Svante P滗bo, cient韋ico del Instituto Max Planck de Antropolog韆 Evolutiva, lleva coordinando desde varios a駉s el proyecto de la secuenciaci髇 del genoma del neandertal.
Como resultado de ello, el pasado mes de febrero la revista Nature public el primer genoma completo de un neandertal. El ADN se obtuvo de un hueso del dedo del pie de un individuo adulto que vivi en las Cuevas de Altai (Sur de Siberia) hace unos 50.000 a駉s. Unos meses antes, el mismo grupo hab韆 publicado otro art韈ulo en el que describ韆 el genoma del denisoviano, un grupo de humanos arcaicos descubierto recientemente.
(Publicado en tendencias21.net)